Cuento Respira

Un cuento que me encanta, que cuando lo encontré me enamoré, y que os recomiendo que tengáis en vuestra biblioteca es: “Respira” de Inês Castel-Branco (Ed. Petit Fragmenta)

Este cuento es un gran recurso para relajar el ambiente general del aula o de casa y para introducir a los más pequeños y pequeñas en la meditación y el yoga. Para encontrar su paz interior a través de la respiración.

Si no tenéis el cuento en papel, en YouTube hay un vídeocuento precioso.
Aún así, os recomiendo tenerlo en físico ya que es un libro muy bonito con unas ilustraciones preciosas y colores muy tiernos. ¡Os enamorará igual que a mi, seguro!

Si queréis conseguir este muñeco articulado, que yo lo he hecho con cartón pluma, lo podéis descargar aquí.

Actividades después del cuento

Para realizar la botella de la calma necesitamos:

  • Aceite corporal de bebé (llenar 3/4 partes de la botella)
  • Agua con colorante del color que queráis (1/4 restante de la botella)

¡Así de rápido y sencillo para esta maravillosa botella de la calma!

Otra actividad es poder realizar un barco con periódico. Para los niños y niñas a partir de 4 años, hacer un barco con periódico no les es nada difícil, siempre que cuenten con vuestra ayuda.

Además hacer papiroflexia tiene muchos beneficios sobre el desarrollo de la motricidad fina.

Una vez hecho, podéis invitar al infante que se tumbe boca arriba, ponga su barco encima de su barriguita y que respire lentamente. Así podrá ver como a través de su respiración el barco se va moviendo como si estuviera navegando en las olas del mar calmado.

Todo esto puede formar parte del “tiempo fuera positivo”.

Os explico brevemente que es:
El tiempo fuera positivo forma parte de la Disciplina Positiva, tal como dice en el libro “Un tiempo fuera positivo puede ser una manera extremadamente efectiva de ayudar a un niño/a (y a sus padres/maestros) a calmarse lo suficiente para poder solucionar problemas juntos. De hecho, cuando estamos molestos o enojados, no podemos acceder a la parte de nuestro cerebro que nos permite pensar de forma racional y calmada, por lo que un tiempo fuera positivo, no punitivo puede ser de mucha ayuda para todos. Un tiempo fuera punitivo se enfoca en el pasado, en hacer pagar a los niños por lo que hicieron y no en alentarlos a tomar mejores decisiones de qué hacer en el futuro. Un tiempo fuera positivo permite que nos tranquilicemos hasta que podamos acceder a la parte racional del cerebro y está
enfocado en el futuro porque cuando los niños se sienten alentados, pueden aprender a tomar decisiones positivas acerca del autocontrol y responsabilidad.
Puede ser útil poner un nuevo nombre al tiempo fuera, quitando así la implicación que tiene de castigo o restricción. Puedes llamarlo “espacio tranquilo” o incluso “espacio para sentirnos bien””.

En este espacio también podéis añadir como hice yo, unas imágenes relacionadas con el libro con posturas de yoga y ejercicios de respiración.

Os podéis descargar este pequeño dosier aquí.

¡Espero que os haya gustado y que si os animáis a comprar este cuento tan bonito, disfrutéis de todo lo que os he propuesto!

Scroll hacia arriba