Educar en positivo no es tarea fácil, pero se puede!

Educar a niños pequeños puede que sea una de las tareas más complicadas para los adultos.

Hay momentos de frustración, enfado, desesperación…

Por eso cuando llegó a mi la Disciplina Positiva, las bases de educar en positivo, me tiré de cabeza a ello.

Esta manera de ver la infancia te enseña a aplicar métodos amables y firmes para educar en la responsabilidad, ser respetuoso y capaz.

Ver el “mal comportamiento” como una oportunidad para enseñar al niño una educación no punitiva en lugar de castigos.

Entender a los niños des de la mirada del amor, comprendiendo cada etapa de su vida en la que se encuentran y poder acompañarlos.

Un gran descubrimiento.

Ahora soy educadora de Disciplina Positiva en familias y en la primera infancia. Y por ahora imparto cursos formativos de Educar en Positivo para familias. ¿Os animáis a realizar alguno?

Disciplina Positiva

La disciplina positiva se basa en el amor incondicional, en el respeto mutuo, la amabilidad y la firmeza.

1. Es amable y firme al mismo tiempo, es decir, respetuosa y motivadora.
2. Da importancia a la conexión antes que a la corrección, por lo tanto, ayuda a los niños/as a sentirse importantes.
3. Debemos tener paciencia y persistir, ya que es eficaz a largo plazo.
4. Enseña valiosas habilidades para la vida, como el respeto mutuo, responsabilidad, habilidad para resolver problemas…).
5. Ayuda a que los niños y niñas desarrollen sus capacidades y tomen conciencia.

La LÓGICA PRIVADA nace de Alfred Adler. Este psicólogo dice que todos poseemos una lógica privada que nos hace percibir el mundo, interpretarlo, tomar decisiones y a partir de ahí estamos continuamente haciendo nuestras hipótesis sobre si tenemos que hacer una cosa u otra.
Esta lógica privada nos hace tomar decisiones en cuatro pasos. Alfred Adler decía que el primer paso era la percepción, los cinco sentidos, y a través de estos sentidos percibimos la realidad que nos rodea.
El segundo paso es, la interpretación. Con lo que hemos percibido podemos interpretar lo que está pasando.
Esta interpretación nos lleva al tercer paso, que sería un sistema de creencias y por último, decisión.

Por lo tanto, posiblemente, lo que vosotros estéis percibiendo, interpretando, montando vuestro sistema de creencias y decidiendo, sea algo diferente a mi, porque cada uno tiene su propia lógica privada.

La CREENCIA que hay detrás de la conducta.

Hay una teoría llamada la teoría del iceberg. Esta teoría habla de 2 porcentajes, la parte que vemos (20%) y la parte que no vemos (80%).

En la parte superficial de este iceberg tendríamos el comportamiento que vemos de los niñ@s y abajo, en el fondo, tendríamos sus creencias. Las niñas y los niños son muy buenos observadores pero muy mal interpretadores, por tanto, enseguida se dejan ir por esta parte de “no me quieren, no soy importante” y tomar un sistema de creencias que les hagan tomar decisiones que pasarán a ser comportamientos poco racionales para nosotros, ni efectivos, porque los adultos no sabemos interpretar lo que hay, ya que nosotros podemos ver que llora pero no sabemos el motivo. Por lo tanto, lo importante no es lo que vemos, lo más importante es rascar desde abajo, en la parte más profunda, en la parte de las creencias, que es lo que no vemos, que es lo que hay detrás de aquel ” mal comportamiento “.

El “mal comportamiento” que vemos es la solución que da un niño/a a un problema que no estamos viendo.

Aprovecho para deciros que muy pronto ya estará disponible mi curso de “Límites respetuosos des de la mirada de la Disciplina Positiva” en mi página web.

¡Podéis ver más información aquí!
Scroll hacia arriba